Historia‎ > ‎Columna de Historia‎ > ‎

Princesa fue Libertad

publicado a la‎(s)‎ 1 may. 2016 10:07 por Cristina Escrivá Moscardó   [ actualizado el 6 mar. 2018 0:43 por Gabriel Benavides ]

Columna de Historia, por Cristina Escrivá Moscardó

Valencia, 30 abril, 2016


 

Princesa fue Libertad

 

Ya no está, su recuerdo perseguirá la memoria de los que lo conocieron y disfrutaron. Fue uno de los primeros teatros valencianos reconvertido en cine. Las mágicas sesiones cinematográficas, con el pianista amenizando, se difuminan hoy en el espacio vacío.

A finales de 1896 el cine se hizo realidad en el Princesa. Dicen que las imágenes en movimiento de los valencianos, en el cercano Mercado Central y la Lonja, sorprendieron a los vecinos de Velluters con exclamaciones de ¡Ho! que hoy nos parecen inocentes. Pero no fue hasta 1910 cuando los empresarios apostaron, de nuevo, por el llamado séptimo arte dejando atrás momentáneamente  el teatro y la zarzuela. 

 


En la revista valenciana “La Reclam Cine”, del día 20 de enero de 1924, en su sección “comentarios y noticias interesantes”, inicia una reseña con estas palabras: “Otro teatro convertido en cine...” La misma revista, el 3 de febrero de 1924, en la misma sección, escribe: “Otra empresa valiente, nos referimos a la del popular teatro de la Princesa que conforme van pasando los días presenta mejor programa, que es del agrado del público. Durante esta semana, alternando con la compañía de Antonio Virosque, se proyectaron Día de paga de Charlot…,” Continuando enumerando el grandioso programa, finalizando con el deseo de grandes éxitos y esperando que el público responda a los esfuerzos de la empresa.

 

El Princesa alternó la programación de teatro y de cine mudo. La implantación del sonoro, que convirtió dicho espectáculo en un fenómeno popular a principios de los años 1930,  lo sorprendió con unas instalaciones inadecuadas que lo obligaron a subsistir, de nuevo, como teatro, eso sí, adquiriendo el bello titulo de Teatro Libertad.  Con este nombre se despojó de las connotaciones monárquicas, para convertirse en republicano.


Durante la guerra civil continuó mayoritariamente con su oferta teatral, pero también se organizaron conferencias y mítines con marcado espíritu antifascista.  El final de la guerra truncó el futuro de la Libertad y de nuevo se llamó Princesa. Se reformó en 1956 y su aforo se amplió a 850 butacas. En 1964 cerró como cine. A mediados de los años 1970 volvió por un tiempo a ofrecer teatro, conciertos de grupos musicales…  cerrando definitivamente unos años después. Desde febrero de 2009 tan solo es un solar.

 

La Reclam Cine, Valencia, 3 de febrero de 1924

 

 

 

Comments