Noticias‎ > ‎Colaboración‎ > ‎

Los reclutas de las “Dos Divisiones de la juventud”

publicado a la‎(s)‎ 29 oct. 2017 3:42 por Cristina Escrivá Moscardó   [ actualizado el 29 oct. 2017 3:57 ]
 Los reclutas de las “Dos Divisiones de la juventud”
Memoria del sacrificio de la juventud valenciana



Iris Bellés Bellés


Los pasados 25, 26 y 27 de octubre del 2017, se celebró en la Facultad de Geografía e Historia el Congreso Internacional “Des de la capital de la República. Noves perspectives i estudis sobre la Guerra Civil”. El congreso se celebra a raíz del cumplimiento de los ochenta años de traslado de la capital republicana de Madrid a Valencia.

En él se han abordado diversos temas englobando diferentes tipos de perspectivas históricas desde variados hechos históricos, como su historiografía, intentando reflexionar sobre este periodo de la historia de la España de la década de 1930.

Entre las comunicaciones realizadas, nos centraremos la llevada a cabo por Cristina Escrivà Moscardó, directora del Grupo de Investigación ACIO. Ésta lleva por título: “Los reclutas de las “Dos Divisiones de la juventud”. Memoria del sacrificio de la juventud valenciana”. 

En primer lugar, explicó lo que eran los institutos obreros y su método de enseñanza, donde encaminaban a los estudiantes a ser los dirigentes del mañana, ya que el alumnado, hombres y mujeres, pasarían a ser los encargados de reconstruir el país después de la guerra.

Con el avance de las tropas franquista, cortando el frente por Vinaroz en Castellón la JSU se vio obligada a crear dos Divisiones de voluntarios y llamar a miles de jóvenes a filas. Esto nos presenta una situación dramática, ya que los muchachos del IOV conscientes de la situación, se integraron voluntarios para ir al frente. Muchachos más jóvenes que la famosa quinta del “biberón”. Estos conseguirán llegar al frente como voluntarios armados pese a las negativas de sus familiares. La mayoría de los jóvenes eran militantes tanto de la JSU como de la FUE, aunque hemos de destacar que dentro de esta gran campaña encontraremos tanto socialistas, como republicanos, comunistas, anarquistas e incluso jóvenes que no pertenecían a ningún partido. Destacando que solo un alumno del Instituto Obrero de Valencia rechazó abiertamente su participación en la guerra.

Hemos de destacar que el Instituto prácticamente se quedara huérfano de muchachos, y aunque solo quedarían las chicas, muchas de estas también se alistaron como voluntarias para los cuidados sanitarios, entre otras muchas actividades.

Como bien nos explicó Cristina Escrivà, este masivo alistamiento tenía detrás al gobierno republicano en colaboración con la JSU, los cuales crearon una campaña mediática masiva para atraer a la juventud, sobre todo a partir del cartelismo y la prensa con periódicos como Ahora y La Hora. Incluso algunos poetas como Pla y Beltrán, Gabriel Baldrich o Miguel Hernández animaron a los chavales a través de sus poemas de orgullo y defensa de la patria republicana.

Por último destacaremos el escaso tiempo que duró la campaña ya que apenas estuvo vigente un mes, en el que consiguieron un grandioso apoyo por parte de cantidades de chicos impresionantes, ya no solo de alumnos del IOV, donde el porvenir, la cultura, la libertad y la nueva sociedad, se tenían que preservar en los campos de batalla. 

Los chicos marcharon al frente, pero la guerra no resultó a su favor y los mejores estudiantes de la época, después de la Batalla del Ebro, derrotados, se vieron obligados a marchar al exilio a los campos de concentración franceses, cambiando su prometedor futuro que tenían como estudiantes del IOV por un futuro incierto.






Comments