Noticias‎ > ‎

Ha muerto un hombre bueno

publicado a la‎(s)‎ 25 mar. 2018 11:31 por Cristina Escrivá Moscardó   [ actualizado el 3 abr. 2018 2:34 ]

HA MUERTO UN HOMBRE BUENO, EMILIO MONZÓ TORRIJO, VALENCIA 1920- 2018



Cristina Escrivà Moscardó


E
l domingo 25 de marzo de 2018, ha fallecido Emilio Monzó Torrijo. Tranquilamente, nos ha dejado. Él luchador en tantas batallas, no ha puesto resistencia al paso más difícil de dar, despedirse de la vida.

Con la dignidad necesaria, ha sido ejemplo de cómo afrontar la existencia en cada circunstancia. No estaba enfermo, simplemente era muy mayor. Socio honorífico del Instituto Obrero, siempre ha formado parte de la Asociación Cultural Instituto Obrero, nombre de la institución donde estudió en los años republicanos. Han sido 97 años bien vividos, haciendo el bien a sus semejantes. Así lo recuerdo y así permanecerá en mi memoria. 

Mañana a partir de las 9 horas, estará en el Tanatorio Municipal. Después, a las 13 horas del día 27 de marzo de 2018 será la incineración. 

Emilio Monzó Torrijo nació en Valencia el 28 de noviembre de 1920. De familia numerosa, sus padres eran comerciantes. Él recordaba la primera escuela de barrio, con un maestro de cabello blanco y caminar achacoso, que impartía enseñanza a más de sesenta alumnos de todas las edades y grados, en un local pequeño, incómodo y sucio. Inició su etapa laboral a los once años cuando consiguió colocarse en una oficina comercial, de meritorio.

Presentado por las Juventudes Socialistas Unificadas JSU, fue alumno del Instituto Obrero de Valencia entre 1936 y 1938, donde se afilió a la Federación Universitaria Escolar, FUE. A los diecisiete años fue voluntario en el ejército de la República, participando en la Batalla del Ebro, alcanzando el grado de teniente del Estado Mayor a la 11 División de Líster, como jefe del Servicio de Información Militar. También fue miliciano de la Cultura.

Exiliado en Francia, estuvo en tres campos de concentración, primero en Argelès-sur-Mer, después en Septfons y más tarde en un campo donde salía a trabajar de agricultor. Durante la Segunda Guerra Mundial fue jefe de un grupo de la Resistencia y secretario de la JSU en Orleans. También estuvo en la invasión a España por el Valle de Aran. Permaneció en Francia 15 años. Después se exilió a Argentina hasta la muerte del dictador Franco.

Nada más llegar a Valencia inició la búsqueda de sus antiguos compañeros y compañeras de los años del Instituto Obrero. Va reencontrarse con ellos y desde ese momento mantuvo lazos fraternos con los componentes del colectivo Instituto Obrero.  

Descanse en paz.

Comments