Noticias‎ > ‎

María Luisa Pérez Reyes

publicado a la‎(s)‎ 30 oct. 2017 13:11 por Cristina Escrivá Moscardó
MARÍA LUISA PÉREZ REYES, MADRID 1924-VALENCIA 2017



Cristina Escrivà Moscardó


El domingo 29 de octubre murió María Luisa Pérez, primera mujer presidenta de nuestra Asociación. Alumna del Instituto Obrero de Valencia durante toda su etapa (1936-1939). Una mujer sabia, una compañera amable y buena, de la que todos y todas hemos aprendido mucho.

María Luisa nació en Madrid el año 1924. Desde joven empezó a trabajar ayudando a su padre que durante la guerra estuvo afiliado a la CNT. Trasladada la familia a Valencia, estudió en el colegio de la calle Arzobispo Mayoral. En 1936 realizó las pruebas de ingreso al Instituto Obrero de Valencia, lo que consiguió siendo una de las 13 únicas chicas de la primera convocatoria, compuesta por 150 plazas.  En el Instituto participó en las actividades deportivas y el baloncesto la cautivó, sus fotografías jugando en la cancha es la prueba evidente.  

Después de la guerra, casada con un compañero del Instituto Obrero -Emilio Palomar- tuvo que invisibilizarse y trabajar duro para poder dar a sus hijos la educación universitaria con la que ella siempre soñó. 

En la década de los años 1980 los antiguos alumnos del Instituto iniciaron reuniones para así poder alimentar los recuerdos de la juventud y ella, junto con sus compañeros, emprendieron un dilatado proyecto de reivindicación del Instituto Obrero republicano, pionero en el mundo. La memoria de María Luisa siempre sorprendía con anécdotas de esa época que iban desde la descripción del espacio y peculiaridades del profesorado, hasta la vida cotidiana.
 
En sus ratos de ocio escribió varios libros: “Cuentos de andar por casa”,” Hilvanes”, “Poemillas y cuentos”, “Mis desayunos con Juan” y “La Mancha, mi madre y yo”.

En la Asociación Instituto Obrero primero ejerció de secretaria y hasta el año 2014 de su presidenta. Con este cargo recibió el premio “D’ajuda a la Igualtat Ascensión Chirivella Martín”, otorgado por la “Associació de Juristes Dones d'Alzira”. Después pasó a ser presidenta honorífica de la Asociación Cultural Instituto Obrero.
  
María Luisa Reyes representa a una juventud libre, solidaria y justa que, truncadas sus expectativas por la dictadura franquista, pasó de ser una prometedora universitaria a ser una anónima luchadora desde su hogar. Ella denominaba a su generación: la del sufrimiento.

María Luisa ha sido una entrañable amiga, siempre dispuesta a dar ese consejo preciso cuando se necesitaba: “no pierdas una hora con tonterías, ni con nadie que no merezca tu amistad”.
 
Ha sido un privilegio haberla conocido. Con su desaparición nos queda sensación de vacío. Su recuerdo siempre será el de una mujer buena, culta y sencilla que con su inteligencia facilitó la vida a los demás. Mientras pensamos en ella y en la redacción de estas líneas, estamos escuchando en su honor “El cant dels ocells” de Pau Casals.

Comments