Noticias‎ > ‎

Opinión

Las 40 protagonistas de Cristina Escrivá

publicado a la‎(s)‎ 29 may. 2018 9:15 por Gabriel Benavides   [ actualizado el 29 may. 2018 9:18 ]

LAS 40 PROTAGONISTAS REPUBLICANAS DE CRISTINA ESCRIVÀ


Alfredo Boronat Sancenón 
ACIO 



El pasado 24 de mayo se llevó a cabo en el Palau de Forcalló, sede del Consell Valencià de Cultura, la presentación del libro “40 dones protagonistes de la València republicana”, escrito por Cristina Escrivà y editado por la Asociación Cultural Instituto Obrero. La presentación del acto corrió a cargo de Ana Noguera, quién dedicó unas cariñosas palabras a autora, así como a Amàlia Alba y Ofelia Vila, que quisieron acompañar la presentación del libro. Cristina Escrivà, por su parte, quiso agradecer su presencia al numeroso público que se congregó para el acto, entre los que se hallaba Jesús Huguet, promotor del acto como secretario ejecutivo de la institución, así como a la investigadora Ana López Navajas y Román Sánchez, autor de las ilustraciones del libro. 

Tras la proyección audiovisual de los retratos de las 40 protagonistas, tanto Amàlia Alba como Ofelia Vila quisieron destacar la importancia de recuperar la memoria de estas mujeres que, de un modo u otro, fueron protagonistas de la Valencia republicana, caracterizándose todas ellas por su militancia en favor de la igualdad de género, y por su lucha en defensa de los derechos de la mujer, así como el ejercicio de reconocimiento y gratitud que supone la reivindicación de su figura. 

El libro incluye, además, como señaló la propia autora, varios apartados en los que se recogen poemas, himnos y canciones que tienen como protagonistas a las mujeres, algunos de ellos adaptados en clave femenina, incluyendo una versión feminista de “La Internacional”. El libro incluye también un apartado que recoge las principales organizaciones de mujeres que se crearon durante el periodo tratado, así como un álbum fotográfico y documental con imágenes y documentos de la época. 

 Por otra parte, el pasado 26 de marzo se llevó a cabo la presentación del libro en la Societat Coral El Micalet, por parte de la propia Cristina Escrivà y de Amàlia Alba, autora del prólogo del mismo, en un acto al que acudieron, entre otras personas, el conocido librero y anticuario valenciano Rafael Solaz. La próxima presentación será en la Biblioteca Pública de la calle Hospital de Valencia, el 14 de junio 2018. Ese día Annik Valdecabres, hija de Juanita Alberich, una de las biografiadas en el libro, será la protagonista del acto.


      




 

El Movimiento Feminista en València

publicado a la‎(s)‎ 19 may. 2018 3:33 por Gabriel Benavides   [ actualizado el 19 may. 2018 4:29 ]


EL MOVIMIENTO FEMINISTA DE VALÈNCIA SE HACE OIR


ACIO


Ayer, día 16 de mayo 2018, en la concentración de la plaza del Ayuntamiento convocada por #alertafeminista, una vez más, las mujeres conscientes nos encorajamos contra las violencias machistas, contra la sociedad patriarcal; por los incumplimientos del gobierno sobre el dinero que había comprometido, en el camino de eliminar de nuestra sociedad la lacra del terrorismo machista.

Dones de Frontera (ACIO) junto al resto de compañeras, seguiremos trabajando desde diferentes ámbitos para que nuestro grito contra las injusticias despierte, a quienes aún duermen en la tranquilidad de que no les afecta lo que ocurre a su alrededor.













Un libro necesario

publicado a la‎(s)‎ 16 feb. 2018 10:08 por Cristina Escrivá Moscardó   [ actualizado el 17 feb. 2018 10:27 ]


UN LIBRO NECESARIO


Rubén Máñez Rozalén


Antoni Simó Rosaleny; Ricard Camil Torres Fabra, La violència política contra les dones (1936-1953) El cas de la privació de la llibertat a València, Institució Alfons el Magnànim. Diputació de Valencia, 2016.

Aunque no ha sido un tema muy tratado, la guerra civil y la posguerra no solo afectaron a los hombres, hubo también un gran número de mujeres encarceladas, aunque sea este proceso mucho menos conocido. Esta obra y sus autores se centran en dar a conocer, y contextualizar este hecho, específicamente en la provincia de Valencia. No solamente durante la República en la Guerra Civil, sino también durante el Franquismo, destacando también las diferencias de ambos periodos. El libro nos acerca al gran sufrimiento que tuvieron que pasar estas mujeres, además del largo silencio al que estuvieron sometidas. Esto lo vamos a ver a partir de los archivos, los cuales tienen apéndices donde figuran las mujeres encarceladas, su procedencia e incluso las condenas que se les impusieron. Esta obra es de gran utilidad ya que completa el estudio sobre la represión que sufrieron decenas de miles de personas a lo largo de todo el siglo XX.

Todo lo relacionado con la violencia política ha suscitado un gran interés para los investigadores. Aunque la mayoría han versado sobre la eliminación física, sobre todo por su aspecto cuantitativo. En el País Valenciano disponemos de un gran número de monografías, pero la mayoría se centran más en aspectos legales, la reconstrucción estatal tras el momento revolucionario, las purgas de la retaguardia republicana etc.

Pero la represión y la violencia que no acabó con la eliminación física, ejercida sobre el colectivo femenino durante la guerra civil en la zona republicana no ha tenido un tratamiento como el provocado por los vencedores de la guerra tras los enfrentamientos. En lo referente al País Valenciano no tenemos más que referencias periodísticas o notas tangenciales procedentes de los intereses franquistas que no son dignos de crédito. Y, aunque para el caso de la represión franquista la cuestión que se trata aparece más nítida aún queda mucho trabajo por hacer.

La obra se centra en la realidad carcelaria de las mujeres a lo largo de la guerra y la posguerra, teniendo como referencia las prisiones femeninas de la provincia de Valencia y se va a servir de fuentes del fondo del Archivo de la Prisión de Picassent, en los 1.275 expedientes que se refieren a la guerra, como los 4.011 que hacen lo propio con el franquismo. Esta recogida de datos empieza, localizando el fondo mencionado anteriormente, poniéndose en contacto con el Ministerio del Interior y obteniendo el correspondiente permiso para la consulta de dicho fondo. Lo primero que comprobaron es el estado de abandono del archivo que, pese a los esfuerzos de algunos funcionarios, se encontraba en muy mal estado. El trabajo consistió en vaciar los expedientes de manera racional, confeccionando una ficha modelo, lo más flexible posible, adelantándose a cualquier contratiempo que pudiera surgir. Reprodujeron una copia del expediente, cogiendo todos los datos importantes, para presentar un resumen del caso de cada persona en cuestión.

Examinaron expediente por expediente todos los que se conservaban sobre las reclusas, donde aparecen la fecha de entrada y salida, la afiliación de cada una, el periplo carcelario, y la destinación posterior a la pena, si es que la había, la libertad, la marcha a otra prisión o en casos excepcionales, la ejecución. Otra cuestión importante para la investigación de los expedientes radica en que muchos de estos contaban con una copia de la sentencia judicial, donde explicaban los motivos del encarcelamiento.

Hay otros apartados en el expediente, como la catalogación política de la mujer en cuestión, además de otras observaciones. Pero cabe advertir que la multirepresión vivida en la retaguardia republicana no solo se dirigió hacia los fascistas o reaccionarios, dándose el fenómeno denominado represión mutua.

El comportamiento del bando no revelado llegaba a todos por medio de mecanismos represivos dirigidos a los adversarios políticos (como es el caso de la persecución sistemática del POUM) con el propósito de superar la revolución y construir un estado. A pesar de que un comportamiento similar se produjo en la zona rebelde, en ningún caso tiene la magnitud con la que se desarrolla en la zona republicana y tampoco se puso en peligro la conjunción reaccionaria.

Por otro lado, los insurgentes despliegan una represión indiscriminada, que respondía a un plan pre programado, la represión en la zona republicana fue circunstancial, responde a momentos determinados, pero sin planificación, adecuándose a cada momento. Por eso su intensidad temporal y su impacto sobre la opinión pública variaron progresivamente, al contrario que la represión franquista.

Tras la consulta de todos los nombres de mujeres represaliadas nos ha llamado la atención que Teresa García Banús, conocida como Teresa Andrade, perteneciente al POUM, estuviera interna durante 24 días en la prisión a causa de las purgas estalinistas. Y que también Rosa Bohigues permaneciera unas horas retenida. Rosa Bohigues fue la hermana de la primera diputada en las cortes por la CEDA. Disponemos de su expediente de depuración donde ella comenta que estuvo presa, pero no que tan solo fuera un día. Ángeles Sempere también estuvo en la prisión provincial, pero ella por su actividad política, donde permaneció hasta 1943.

Teresa García Banús 39 años de Valencia, entrada 23-VI-1937, salida 17-VII-1937.

Rosa Bohigues Gavilanes, 43 años, de Barcelona, 13-IV-1938, salida 14-IV-1938.

Ángela Sempere Sanjuan, 50 años, Banyeres, militancia FETE-PCE, secretaria de finanzas del PCE en Banyeres, condena 20 años y un día, salida 19-I-1943.  






La Escuela Iluminada

publicado a la‎(s)‎ 24 nov. 2017 10:42 por Gabriel Benavides   [ actualizado el 25 nov. 2017 1:59 ]


LA ESCUELA ILUMINADA, 1931-1939


Maria Menouni Villarroya


La exposición de La Escuela Iluminada, comisariada por Cristina Escrivà i Moscardó y organizada por la Asociación Cultural del Instituto Obrero, que además ha sido recientemente presentada en el Centro Cultural de Almussafes, pretende desempolvar la inmensa labor pedagógica que se llevó a cabo durante la República, a través de los testimonios de sus protagonistas y de una ahondada investigación bibliográfica y documental.

Así pues, la exposición se inicia con un recorrido cronológico que nos pone en escena y nos guía a través de los diversos testimonios que vivieron en primera persona el esplendor pedagógico de la República. Testimonios de alumnos y profesores que nos hablan de algunas de las diferentes instituciones pedagógicas que florecieron en Valencia en tiempos de la República: la Escuela Cossío, la Escuela aneja a la Normal de Maestras, la Escuela Graduada, el Instituto de Segunda Enseñanza, la Casa de la Democracia, la Escuela Fundación Cesáreo del Cerro, el Instituto-Escuela, la Escuela de la Federación Obrera “El Movimiento”, las Colonias Escolares (que sirvieron para atender a los niños durante la Guerra Civil, preservarlos de los bombardeos y darles cobijo), el Instituto para Obreros (que sirvió para preparar a las y los trabajadoras/es, avalados por su sindicato u organización, en la Segunda enseñanza a la que nunca habían podido acudir), el Internado Durruti (que preparaba a militantes de la CNT para entrar en el Instituto Obrero) y las Milicias de la Cultura. 

Estas escuelas e institutos educaban en los valores de solidaridad, libertad y fraternidad, potenciaban los talentos de cada individuo, fomentaban la educación en contacto con la naturaleza (al aire libre) que hacía del aprendizaje un aprendizaje de vida y pragmático, estimulaban la creatividad, la vida saludable, la gimnasia, y luchaban especialmente contra el analfabetismo, siendo este último uno de los grandes problemas de España. En 1900, el 64% de la población española era analfabeta y de entre las niñas y niños de 3 a 12 años, sólo el 44% asistía a clase, coincidiendo justamente esta población con la población no privilegiada y trabajadora. Esta lucha contra el analfabetismo, junto a la lucha por ofrecer una educación liberadora para las clases trabajadoras en general, sería una de las tareas más destacables que llevaría a cabo el Gobierno de la República.

Tarea que se ve genuinamente plasmada en la exposición, mediante la excelente conjunción de la investigación crítica y contrastada que aportan las fuentes, con el trabajo de memoria que aportan los testimonios y que nos ofrecen información sobre los actos y vivencias cotidianas, información más emocional y humanística que no suele verse plasmada en los documentos y en el estudio histórico. Así pues, cabría considerar esta exposición como una oportunidad excepcional para adentrarse y familiarizarse con la amplia labor pedagógica llevada a cabo por el Gobierno de la República entre 1931 y 1939.




     


     










Homenaje a Emilio Monzó Torrijo

publicado a la‎(s)‎ 13 nov. 2017 12:00 por Cristina Escrivá Moscardó


HOMENAJE A EMILIO MONZÓ TORRIJO. ALUMNO DEL INSTITUTO OBRERO DE VALENCIA (1936-1939)
Cristina Escrivà Moscardó (Editora Literaria)


Román Villar Valverde 
Fundación Salvador Seguí


Este libro, que se presentó en la Sociedad Coral el Micalet el 6 de noviembre de 2017 con la presencia de su protagonista, recoge la crónica sobre el homenaje que rindió la Asociación Cultural Instituto Obrero de València, el pasado mes de febrero de 2017, a uno de los últimos supervivientes y protagonistas de uno de los episodios más aciagos de nuestra historia. El homenajeado en cuestión, Emilio Monzó Torrijo, es una de esas personas que como tantas otras fueron silenciadas durante cuarenta años por el yugo que impusieron los vencedores. No obstante, sus vivencias que superan con creces cualquier guion cinematográfico hollywoodiense se habrían diluido en el erial de la memoria, sepultadas en alegóricas cunetas como muchos de sus protagonistas que a día de hoy todavía permanecen. Por suerte, gracias a la excelentísima labor de recuperación de la memoria histórica perpetrada por un gran número de investigadores, asociaciones culturales y sindicales -los cuales se merecen el reconocimiento que pocas veces se les brinda- consiguieron rescatar del ostracismo un gran número de testimonios de aquellos olvidados que ahora por fin llegan hasta nosotros. Entre ellas cabría destacar especialmente a la investigadora Cristina Escrivà Moscardó, autora del libro que estoy comentando.

Este homenaje, realizado por la Asociación Cultural Instituto Obrero, no es baladí, pues es gracias al propio Emilio Monzó que esta entidad llegue hasta nosotros. El Instituto Obrero fue creado por el gobierno de la República en 1936 con la finalidad de hacer accesible la educación secundaria a las clases populares en un tiempo en el que la cultura estaba reservada a las élites dominantes de la sociedad y monopolizado por la iglesia católica. Una de las características de esta nueva escuela iluminada eran los modernos métodos pedagógicos, además de su carácter laico y solidario. En el Instituto Obrero se sincretizan las diferentes corrientes pedagógicas que habían intentado paliar un problema tan arraigado como era el analfabetismo en el pueblo español. Se aúnan los criterios de la Escuela Nueva de Nuñez de Arenas y el espíritu de la Institución Libre de Enseñanza. Se pretendía formar a jóvenes pertenecientes a la clase obrera de entre 15 y 18 años en un bachiller de dos años de duración. Con el desarrollo del conflicto bélico, el gobierno de la República se asienta en la capital del Turia, es aquí en Valencia, lejos del frente de batalla, donde se abre el primero de ellos por la ventajosa situación en la que se encontraba la ciudad. El Instituto se ubicó en el antiguo colegio de los Jesuitas de la avenida Fernando el Católico. Esta efímera experiencia pedagógica arranca con una promoción de unos 143 estudiantes y pasaran por el Instituto unos 800 alumnos y alumnas, entre ellos el protagonista de nuestra historia, Emilio Monzó.

En el libro, a parte de la crónica del acto de homenaje donde se hace un resumen de las diferentes actividades realizadas, como la interpretación del Himno del Riego o la recitación de diferentes composiciones poéticas, se encuentra también una reseña biográfica sobre la vida de Emilio Monzó y una conversación epistolar entre nuestro homenajeado y del profesor José Beltrán llavador. 

La vida de nuestro protagonista, como la de tantos otros que permanecen en el anonimato, está plagada de luces y sombras. Su vida comienza un 28 de noviembre de 1920 en la ciudad de València. Como la mayoría de niños de clase obrera de su tiempo se vio obligado a comenzar su vida laboral a la tierna edad de 11 años. Los recuerdos que tiene de su infancia sobre todo de la escuela lóbrega y oscura a la que acudió siendo niño contrastan con el lucido recuerdo de su paso por el Instituto Obrero. En 1936 se afila a las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) y mediante esta organización accederá al Instituto. Una vez dentro se afiliará también al sindicato estudiantil Federación Universitaria Escolar (FUE). En el libro se aprecia el magnífico recuerdo que tiene sobre los métodos de enseñanza de esta institución educativa donde, según él no les enseñaban únicamente a memorizar, todo lo contrario, les enseñaban a crear un pensamiento crítico y autónomo. La pasión por la cultura y su ardor revolucionario le llevaron a alistarse de voluntario en la 11ª División del Ejército Popular comandada por Enrique Líster donde participó en la batalla del Ebro consiguiendo el grado de teniente del Estado Mayor como jefe del servicio de Información Militar. También se alistará en las Milicias de la Cultura, cuerpo de maestros e instructores con el cual aparte de combatir el fascismo, también combatía el analfabetismo allá por donde pasaba el ejército popular. 

Tras la amarga derrota del bando republicano se puso fin a todas estas experiencias emancipadoras de la clase trabajadora, volviendo una vez más a la España de las cadenas cubierta por un velo de oscuridad que duraría 40 años. Nuestro protagonista se vio obligado a partir al exilio, esto lo recoge en su obra autobiográfica Exilio. Es un crudo testimonio compartido por miles de españoles obligados a cruzar la frontera huyendo de las represalias y del horror de la guerra. Es curioso como a pesar del supuesto progreso de la civilización, la historia tiende a repetirse constantemente como en ciclos de horror y miseria; las largas columnas de refugiados sin nombre que atravesaban los pirineos en dirección a un destino no mucho mejor, es repetida hoy en pleno siglo XXI en el este de Europa producto de las guerras en oriente medio consecuencia de la vorágine de occidente y de la cerrazón humana.

Tras cruzar la frontera y llegar a Francia pasará por tres campos de concentración, esto coincidirá con el estallido del mayor conflicto bélico de la historia de la humanidad, la Segunda Guerra Mundial. Allí tras varios intentos de fuga acabara engrosando las filas de la Resistencia francesa frente a la ocupación del Tercer Reich. En el octubre de 1944 participará en la Operación Reconquista de España, que fue un infructuoso intento de invasión que se produjo por el Valle de Arán para derrocar el gobierno golpista. Tras el fracaso de esta operación permanecería unos años en Francia donde, gracias a la base recibida en el Instituto Obrero, se formaría en la profesión de electricista. En Francia conocería a la que sería su esposa, tras un tiempo en Orleans partiría hacia América, asentándose en Paraguay y posteriormente en Argentina, donde pasó los mejores años de su vida. Finalmente regresó a España en 1977.



Joel Delhom y las publicaciones del IO

publicado a la‎(s)‎ 3 feb. 2017 3:37 por Cristina Escrivá Moscardó   [ actualizado el 3 feb. 2017 5:16 ]

Joel Delhom, un buen amigo, ha tenido el gusto de realizar dos notas de lectura de mis libros, en el último número de la revista digital "Cahiers de civilisation espagnole contemporaine". Los libros son: "El Instituto Obrero de Valencia. 80 años de Historia" (desde 1937 hasta 2017), que presentaremos el lunes día 6 de febrero de 2017, en la Sociedad Coral el Micalet, y "El Internado Escuela Durruti". (Texto original en francés)

Agradezco a Joel Delhom, la deferencia.

Cristina Escrivá


 

L’Institut Obrer de València. 80 anys d’història


Joël Delhom


Cristina Escrivà, se especializaen la recuperación de la memoria colectiva republicana en la región de Valencia y está interesada, en particular, en las experiencias educativas. En 2008, ya se había publicado un libro en español sobre los institutos de segunda enseñanza para trabajadores: Los Institutos para Obreros, un hermoso sueño republicano, seguido en 2009 por su Guía didáctica: Los Institutos para Obreros, 1936-1939, siempre con la misma editorial valenciana, La Eixam. El 80 aniversario de la creación del Instituto Obrero de Valencia, le dio la oportunidad de publicar en 2016 un nuevo libro en Valencia sobre esta experiencia docente innovadora durante la Guerra Civil española. Junto a las Misiones Pedagógicas, Milicias de la Cultura y las Colonias Escolares, los Institutos de enseñanza secundaria para los trabajadores tuvieron por objeto ampliar el acceso a la cultura y la educación en un marco laico, tanto para las niñas y como para los niños. Es el Ministro de Educación comunista, Jesús Hernández, fue el que merece el crédito por su creación, asistido por el Secretario Adjunto Wenceslao Roces. El anarcosindicalista Segundo Blanco, que le sucedió como jefe del departamento en abril de 1938, continuó su trabajo con la colaboración del subsecretario Juan Puig Elías.

Las primeras setenta páginas están dedicadas al Instituto para Obreros de Valencia, creado por decreto del Sr. Azaña en noviembre de 1936. Otros fueron abiertos más tarde en Sabadell, Barcelona y Madrid. En febrero de 1937 se inició en el Valencia el curso para 143 estudiantes, entre ellos 13 niñas (su número se duplicará seis meses después), 15 a 18 años (35 años para los inválidos de guerra, en junio de 1937), propuestos a partir de las clases trabajadoras y patrocinado por un sindicato u organización juvenil antifascista. Habían pasado una prueba de acceso y tuvo que preparar el bachillerato en dos años divididos en cuatro semestres en un programa de prácticas o media pensión, totalmente libre, en un antiguo colegio Jesuita. A partir de entonces, se podrían integrar en la educación superior, pero el resultado desfavorable de la guerra, supusieron esperanzas frustradas. Para los trabajadores jóvenes, la escuela incluía incluso, en diciembre de 1937, una compensación económica en función de criterios sociales. La pedagogía era participativa, cooperativa, mixta y laica y se inspiró en la nueva Escuela Moderna y la Institución Libre de Enseñanza. Un capítulo del libro está dedicado a las jóvenes mujeres  del Instituto, a los maestros, que estaban alojados con su familia, y un tercer capítulo a la pedagogía. También encontramos una cronología basada en la Gaceta de la República y un seguimiento de las decisiones del Instituto en el contexto de la guerra. Así mismo, se dice que muchos alumnos fueron transportados en tren a Salou, en abril de 1938, para participar en la batalla del Ebro como voluntarios. El libro se basa en testimonios orales y los archivos guardados por la Asociación Cultural Instituto Obrero, a la que se dedica un espacio en la segunda parte de este pequeño libro. La Asociación, ahora presidido por Cristina Escrivá, fue creada por los antiguos alumnos en 1986, para perpetuar la memoria del Instituto y publica un boletín de noticias desde 1988 y realiza una colaboración de los estudiantes de Historia Contemporánea de la Universidad de Valencia. Su historia y sus actividades se presentan en las últimas treinta páginas del libro.

Joël Delhom, «L’Institut Obrer de València. 80 anys d’història», Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], | 2017, mis en ligne le 01 février 2017, consulté le 03 février 2017. URL: http://ccec.revues.org/6342

 


El Internado-escuela Durruti, 1937-1939


Joël Delhom


Cristina Escrivá también publicó en 2011 un libro sobre otra experiencia educativa relacionada con la anterior, El Internado-escuela Durruti, 1937-1939. Era el fruto del trabajo de un grupo de investigación organizado por la Asociación Cultural Instituto Obrero después de una reunión con un ex alumno de la Durruti. En Valencia, esta escuela ocupa un convento, y fue fundada por la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) a finales de mayo 1937 para formar a jóvenes libertarios, que esperaban ser admitidos a continuación, en el Instituto para Obreros. Desde finales de julio, alrededor de un centenar de jóvenes de ambos sexos son internados por tres meses intensivos de cursos de educación general que los preparan para el examen de ingreso al Instituto o en la escuela militar. En el Durruti, la inscripción era totalmente libre, y se convirtió gradualmente en una escuela de activistas, como sugiere en julio de 1937, la Unión de Industrias del Cuero y Calzado de Valencia en un Congreso regional. Las Uniones de construcción, la metalurgia, la gastronomía y la Educación participaron activamente en el proyecto. Los estudiantes de 15 a 18 años (35 años para los heridos) debían tener el respaldo de su unión y en caso de fallo, serían excluidos del Internado. Pero su formación era a menudo exitosa, ya que estaban muy motivados y habían sido seleccionados. Así, de 139 inscripciones consiguieron la entrada en el segundo año de las pruebas de ingreso al Instituto Obrero, 74 (incluyendo 8 chicas) que formaban parte de la primera clase creada en el Internado Durruti. El libro proporciona una lista de los estudiantes, en las que se reproducen anotaciones de los sindicatos y las organizaciones libertarias (listados por municipio), establece biografías de los estudiantes admitidos a los Institutos Obreros y dedica un capítulo a las mujeres. La historia oral juega un papel importante. Muchas fotos ilustran el libro, que también incluye un apéndice con información diversa sobre el contexto, incluyendo el entierro del propio Durruti, que es bastante sorprendente.

Como conclusión, estos dos libros están muy bien hechos, bien ilustrados y se disfruta de la claridad de lectura que surge tanto de la tipografía, bien aireada, como del uso del color.


Joël Delhom, «El Internado escuela Durruti, 1937-1939 », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne],  | 2017, mis en ligne le 01 février 2017, consulté le 03 février 2017. URL: http://ccec.revues.org/6344  

Carteles de ayer, necesarios ahora

publicado a la‎(s)‎ 1 ago. 2016 9:05 por Cristina Escrivá Moscardó   [ actualizado el 1 ago. 2016 9:10 ]

Carteles de ayer, necesarios ahora 


Por Cristina Escrivá Moscardó 




 No se puede negar que los carteles republicanos en la mayoría de las realizaciones carezcan de bellezaLo fueron en su época y lo son ahora. Además la mayoría de ellos informaban educando. 

En esta ocasión nos referimos a los que claman en contra de los incendios.

¡Lástima que estamos llegando tarde para introducir esta pedagogía en los hábitos cotidianos!






       


Noviembre de 1938

publicado a la‎(s)‎ 22 may. 2016 4:12 por Gabriel Benavides   [ actualizado el 22 may. 2016 4:37 ]


Noviembre de 1938. Valencia: 685 fallecidos, 1.330 heridos y 1.634 edificios destruidos

Y La cifra aumentó hasta el final de la guerra…


Por Gabriel Benavides Escrivá


El sábado 21 de mayo, más de 22 organizaciones y colectivos han rendido homenaje a las víctimas de los bombardeos realizados a cielo abierto a la ciudad de Valencia por la aviación italiana, así como a las víctimas de los obuses de barcos al servicio del ejército sublevado franquista.

Ochenta años después de los hechos se han colocado unas placas en el cementerio civil de Valencia, que recuerdan la barbarie cometida hacia el pueblo, con objetivo de atemorizar a la población, matando a ciudadanos inocentes, entre ellos niños y niñas que fueron asesinados cuando empezaban a vivir. El texto de la placa es el siguiente: 

“A las víctimas de los bombardeos alemanes e italianos de 1937-1039, presentes en este cementerio” 

En la revista editada en Londres The War in Spain (La guerra en España), correspondiente al mes de noviembre del año 1938, se aporta como cifra aproximada 685 fallecidos, 1.330 heridos y 1.634 edificios destruidos en la ciudad de Valencia. Datos extraídos del resumen sobre las ciudades y pueblos bombardeados de la denominada zona sur.

Después de Madrid, es Valencia donde más cantidad de fallecidos aparecen.

La tabla completa es la que sigue:

  

 Provincia    Muertos  Heridos  Edificios destruidos
Albacete   129  195  97
Alicante      388  701  258
Almería  150  289  362
Badajoz      235  388  383
Castellón  281  770  1186
Ciudad Real  -  123  79
Córdoba  339  44  52
Cuenca  136  145  450
Granada  10  20  95
Guadalajara  70  76  205
Huesca  363  333  494
Jaen  230  521  582
Madrid  729  1981  1740
Menorca  10  14  135
Murcia  193  465  235
Teruel  145  334  99
Toledo  112  220  271
Valencia  685  1330  1634
Zaragoza  107  190  687
TOTAL  4017  8147  9331


Otra actividad desarrollada, esta vez a las 19 horas, ha sido la manifestación antifascista promovida por varios colectivos en repulsa a las actividades que el fin de semana se convocó con carácter fascista. Sin comentarios.

Os dejo algunas imágenes del acto en memoria de los fallecidos a causa de los bombardeos y de la manifestación unitaria antifascista donde hemos participado.



                









Impostures. Blablablismes i altres koales

publicado a la‎(s)‎ 2 may. 2016 1:43 por Gabriel Benavides   [ actualizado el 2 may. 2016 1:46 ]

Doce autores y una artista plástica escriben de la guerra invocando la paz, en “Impostures. Blablablismes i altres koales”

 

Por Víctor Benavides Escrivá

 

El día 30 de mayo, en la Feria del libro 2016, hemos asistido a una presentación fantástica. Gracias a la apuesta del Petit Editor -David Vidal- podemos leer en un conjunto representativo de la narrativa valenciana, que nos transporta a diferentes épocas y situaciones con el hilo conductor del deseo de la paz en el mundo, en todas partes, para siempre. Un libro que recomiendo, donde se habla de historia, de realidades y de ilusiones.

En cuanto a la contribución sobre el Instituto Obrero de Valencia, yo, que he conocido a alguno de sus ex-alumnos, sólo puedo decir que fueron tal y como explicaron, estas situaciones fueron reales y gracias a este relato ahora será más difícil que desaparezca la memoria de unas chicas, que sólo querían estudiar -durante una terrible guerra-, para conseguir cuotas de igualdad y desarrollar sus saberes durante la añorada paz. Una paz que les robó el franquismo.

Pero este es sólo uno de los cuentos. Nombrar al colectivo Lucía Macià, que ha hecho posible este libro - Macià, recordando al que fuera presidente de la Generalidad de Cataluña- del cual sus beneficios revertirán en ayuda humanitaria, es obligado. Sus nombres hablan por ellas y ellos: Núria Cadenes, Francesc Mompó, M. Carmen Sáez, Manel Joan Arinyó, Encarna Sant-Celoni, Emili Piera, Enric Casado, Cristina Escrivà, David Oliver, Rosa Roig, David Vid, Elena Casado y las perfectas ilustraciones de Manola Roig.

En la contracubierta de “Impostures. Blablablismes i altres koales”, leemos: "Un libro de relatos hacia las guerras que vivimos las personas mundanas cada día de la existencia. Con tintes diferentes y de todo tipo, pero con una idea común: no dejar de luchar para conseguir la plena y sincera libertad de los pueblos y de las personas ".

Os invito a leer sus textos, el libro no te defraudará. También os dejo dos imágenes del acto.


                                           

Un libro para el recuerdo. De un hijo a un padre

publicado a la‎(s)‎ 28 abr. 2016 6:41 por Cristina Escrivá Moscardó   [ actualizado el 28 abr. 2016 6:47 ]

  Opinión de Cristina Escrivà Moscardó

Valencia 28 de abril, 2016

  

Agustín Colomer ha escrito un relato magnífico sobre la experiencia de su padre en el Instituto Obrero de Valencia. “A trenc d’alba” (Viena Edicions), es un recorrido por la vida de un alumno aventajado, allá por 1937, al que le dieron la oportunidad de estudiar. Desde Alcoy llegó a Valencia lleno de ilusiones y no defraudó a nadie. Fue ejemplo de vida durante la guerra y después de ella. El libro ha obtenido el «XXXV premi de narrativa curta “25 d'abril” de la Vila de Benissa», 2015. En la obra el autor homenajea a su padre, pero también evoca ese tiempo de juventud de su padre, repleto de sueños por un futuro igualitario y de esperanzas, por un futuro mejor. Entre los capítulos destaca el dedicado a ese centro de enseñanza lleno de realidades, que Agustín llevó siempre en el corazón. Lo conocí y lo recuerdo. Nunca olvidaré su imagen ni sus palabras. Gracias a su hijo, me he vuelto a reencontrar con él, entre las páginas de “A trenc d’alba”. 

1-10 of 11