Noticias‎ > ‎Opinión‎ > ‎

Joel Delhom y las publicaciones del IO

publicado a la‎(s)‎ 3 feb. 2017 3:37 por Cristina Escrivá Moscardó   [ actualizado el 3 feb. 2017 5:16 ]

Joel Delhom, un buen amigo, ha tenido el gusto de realizar dos notas de lectura de mis libros, en el último número de la revista digital "Cahiers de civilisation espagnole contemporaine". Los libros son: "El Instituto Obrero de Valencia. 80 años de Historia" (desde 1937 hasta 2017), que presentaremos el lunes día 6 de febrero de 2017, en la Sociedad Coral el Micalet, y "El Internado Escuela Durruti". (Texto original en francés)

Agradezco a Joel Delhom, la deferencia.

Cristina Escrivá


 

L’Institut Obrer de València. 80 anys d’història


Joël Delhom


Cristina Escrivà, se especializaen la recuperación de la memoria colectiva republicana en la región de Valencia y está interesada, en particular, en las experiencias educativas. En 2008, ya se había publicado un libro en español sobre los institutos de segunda enseñanza para trabajadores: Los Institutos para Obreros, un hermoso sueño republicano, seguido en 2009 por su Guía didáctica: Los Institutos para Obreros, 1936-1939, siempre con la misma editorial valenciana, La Eixam. El 80 aniversario de la creación del Instituto Obrero de Valencia, le dio la oportunidad de publicar en 2016 un nuevo libro en Valencia sobre esta experiencia docente innovadora durante la Guerra Civil española. Junto a las Misiones Pedagógicas, Milicias de la Cultura y las Colonias Escolares, los Institutos de enseñanza secundaria para los trabajadores tuvieron por objeto ampliar el acceso a la cultura y la educación en un marco laico, tanto para las niñas y como para los niños. Es el Ministro de Educación comunista, Jesús Hernández, fue el que merece el crédito por su creación, asistido por el Secretario Adjunto Wenceslao Roces. El anarcosindicalista Segundo Blanco, que le sucedió como jefe del departamento en abril de 1938, continuó su trabajo con la colaboración del subsecretario Juan Puig Elías.

Las primeras setenta páginas están dedicadas al Instituto para Obreros de Valencia, creado por decreto del Sr. Azaña en noviembre de 1936. Otros fueron abiertos más tarde en Sabadell, Barcelona y Madrid. En febrero de 1937 se inició en el Valencia el curso para 143 estudiantes, entre ellos 13 niñas (su número se duplicará seis meses después), 15 a 18 años (35 años para los inválidos de guerra, en junio de 1937), propuestos a partir de las clases trabajadoras y patrocinado por un sindicato u organización juvenil antifascista. Habían pasado una prueba de acceso y tuvo que preparar el bachillerato en dos años divididos en cuatro semestres en un programa de prácticas o media pensión, totalmente libre, en un antiguo colegio Jesuita. A partir de entonces, se podrían integrar en la educación superior, pero el resultado desfavorable de la guerra, supusieron esperanzas frustradas. Para los trabajadores jóvenes, la escuela incluía incluso, en diciembre de 1937, una compensación económica en función de criterios sociales. La pedagogía era participativa, cooperativa, mixta y laica y se inspiró en la nueva Escuela Moderna y la Institución Libre de Enseñanza. Un capítulo del libro está dedicado a las jóvenes mujeres  del Instituto, a los maestros, que estaban alojados con su familia, y un tercer capítulo a la pedagogía. También encontramos una cronología basada en la Gaceta de la República y un seguimiento de las decisiones del Instituto en el contexto de la guerra. Así mismo, se dice que muchos alumnos fueron transportados en tren a Salou, en abril de 1938, para participar en la batalla del Ebro como voluntarios. El libro se basa en testimonios orales y los archivos guardados por la Asociación Cultural Instituto Obrero, a la que se dedica un espacio en la segunda parte de este pequeño libro. La Asociación, ahora presidido por Cristina Escrivá, fue creada por los antiguos alumnos en 1986, para perpetuar la memoria del Instituto y publica un boletín de noticias desde 1988 y realiza una colaboración de los estudiantes de Historia Contemporánea de la Universidad de Valencia. Su historia y sus actividades se presentan en las últimas treinta páginas del libro.

Joël Delhom, «L’Institut Obrer de València. 80 anys d’història», Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], | 2017, mis en ligne le 01 février 2017, consulté le 03 février 2017. URL: http://ccec.revues.org/6342

 


El Internado-escuela Durruti, 1937-1939


Joël Delhom


Cristina Escrivá también publicó en 2011 un libro sobre otra experiencia educativa relacionada con la anterior, El Internado-escuela Durruti, 1937-1939. Era el fruto del trabajo de un grupo de investigación organizado por la Asociación Cultural Instituto Obrero después de una reunión con un ex alumno de la Durruti. En Valencia, esta escuela ocupa un convento, y fue fundada por la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) a finales de mayo 1937 para formar a jóvenes libertarios, que esperaban ser admitidos a continuación, en el Instituto para Obreros. Desde finales de julio, alrededor de un centenar de jóvenes de ambos sexos son internados por tres meses intensivos de cursos de educación general que los preparan para el examen de ingreso al Instituto o en la escuela militar. En el Durruti, la inscripción era totalmente libre, y se convirtió gradualmente en una escuela de activistas, como sugiere en julio de 1937, la Unión de Industrias del Cuero y Calzado de Valencia en un Congreso regional. Las Uniones de construcción, la metalurgia, la gastronomía y la Educación participaron activamente en el proyecto. Los estudiantes de 15 a 18 años (35 años para los heridos) debían tener el respaldo de su unión y en caso de fallo, serían excluidos del Internado. Pero su formación era a menudo exitosa, ya que estaban muy motivados y habían sido seleccionados. Así, de 139 inscripciones consiguieron la entrada en el segundo año de las pruebas de ingreso al Instituto Obrero, 74 (incluyendo 8 chicas) que formaban parte de la primera clase creada en el Internado Durruti. El libro proporciona una lista de los estudiantes, en las que se reproducen anotaciones de los sindicatos y las organizaciones libertarias (listados por municipio), establece biografías de los estudiantes admitidos a los Institutos Obreros y dedica un capítulo a las mujeres. La historia oral juega un papel importante. Muchas fotos ilustran el libro, que también incluye un apéndice con información diversa sobre el contexto, incluyendo el entierro del propio Durruti, que es bastante sorprendente.

Como conclusión, estos dos libros están muy bien hechos, bien ilustrados y se disfruta de la claridad de lectura que surge tanto de la tipografía, bien aireada, como del uso del color.


Joël Delhom, «El Internado escuela Durruti, 1937-1939 », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne],  | 2017, mis en ligne le 01 février 2017, consulté le 03 février 2017. URL: http://ccec.revues.org/6344  

Comments