Noticias‎ > ‎Opinión‎ > ‎

La Escuela Iluminada

publicado a la‎(s)‎ 24 nov. 2017 10:42 por Gabriel Benavides   [ actualizado el 25 nov. 2017 1:59 ]

LA ESCUELA ILUMINADA, 1931-1939


Maria Menouni Villarroya


La exposición de La Escuela Iluminada, comisariada por Cristina Escrivà i Moscardó y organizada por la Asociación Cultural del Instituto Obrero, que además ha sido recientemente presentada en el Centro Cultural de Almussafes, pretende desempolvar la inmensa labor pedagógica que se llevó a cabo durante la República, a través de los testimonios de sus protagonistas y de una ahondada investigación bibliográfica y documental.

Así pues, la exposición se inicia con un recorrido cronológico que nos pone en escena y nos guía a través de los diversos testimonios que vivieron en primera persona el esplendor pedagógico de la República. Testimonios de alumnos y profesores que nos hablan de algunas de las diferentes instituciones pedagógicas que florecieron en Valencia en tiempos de la República: la Escuela Cossío, la Escuela aneja a la Normal de Maestras, la Escuela Graduada, el Instituto de Segunda Enseñanza, la Casa de la Democracia, la Escuela Fundación Cesáreo del Cerro, el Instituto-Escuela, la Escuela de la Federación Obrera “El Movimiento”, las Colonias Escolares (que sirvieron para atender a los niños durante la Guerra Civil, preservarlos de los bombardeos y darles cobijo), el Instituto para Obreros (que sirvió para preparar a las y los trabajadoras/es, avalados por su sindicato u organización, en la Segunda enseñanza a la que nunca habían podido acudir), el Internado Durruti (que preparaba a militantes de la CNT para entrar en el Instituto Obrero) y las Milicias de la Cultura. 

Estas escuelas e institutos educaban en los valores de solidaridad, libertad y fraternidad, potenciaban los talentos de cada individuo, fomentaban la educación en contacto con la naturaleza (al aire libre) que hacía del aprendizaje un aprendizaje de vida y pragmático, estimulaban la creatividad, la vida saludable, la gimnasia, y luchaban especialmente contra el analfabetismo, siendo este último uno de los grandes problemas de España. En 1900, el 64% de la población española era analfabeta y de entre las niñas y niños de 3 a 12 años, sólo el 44% asistía a clase, coincidiendo justamente esta población con la población no privilegiada y trabajadora. Esta lucha contra el analfabetismo, junto a la lucha por ofrecer una educación liberadora para las clases trabajadoras en general, sería una de las tareas más destacables que llevaría a cabo el Gobierno de la República.

Tarea que se ve genuinamente plasmada en la exposición, mediante la excelente conjunción de la investigación crítica y contrastada que aportan las fuentes, con el trabajo de memoria que aportan los testimonios y que nos ofrecen información sobre los actos y vivencias cotidianas, información más emocional y humanística que no suele verse plasmada en los documentos y en el estudio histórico. Así pues, cabría considerar esta exposición como una oportunidad excepcional para adentrarse y familiarizarse con la amplia labor pedagógica llevada a cabo por el Gobierno de la República entre 1931 y 1939.




     


     










Comments