Noticias‎ > ‎Opinión‎ > ‎

Un libro necesario

publicado a la‎(s)‎ 16 feb. 2018 10:08 por Cristina Escrivá Moscardó   [ actualizado el 17 feb. 2018 10:27 ]

UN LIBRO NECESARIO


Rubén Máñez Rozalén


Antoni Simó Rosaleny; Ricard Camil Torres Fabra, La violència política contra les dones (1936-1953) El cas de la privació de la llibertat a València, Institució Alfons el Magnànim. Diputació de Valencia, 2016.

Aunque no ha sido un tema muy tratado, la guerra civil y la posguerra no solo afectaron a los hombres, hubo también un gran número de mujeres encarceladas, aunque sea este proceso mucho menos conocido. Esta obra y sus autores se centran en dar a conocer, y contextualizar este hecho, específicamente en la provincia de Valencia. No solamente durante la República en la Guerra Civil, sino también durante el Franquismo, destacando también las diferencias de ambos periodos. El libro nos acerca al gran sufrimiento que tuvieron que pasar estas mujeres, además del largo silencio al que estuvieron sometidas. Esto lo vamos a ver a partir de los archivos, los cuales tienen apéndices donde figuran las mujeres encarceladas, su procedencia e incluso las condenas que se les impusieron. Esta obra es de gran utilidad ya que completa el estudio sobre la represión que sufrieron decenas de miles de personas a lo largo de todo el siglo XX.

Todo lo relacionado con la violencia política ha suscitado un gran interés para los investigadores. Aunque la mayoría han versado sobre la eliminación física, sobre todo por su aspecto cuantitativo. En el País Valenciano disponemos de un gran número de monografías, pero la mayoría se centran más en aspectos legales, la reconstrucción estatal tras el momento revolucionario, las purgas de la retaguardia republicana etc.

Pero la represión y la violencia que no acabó con la eliminación física, ejercida sobre el colectivo femenino durante la guerra civil en la zona republicana no ha tenido un tratamiento como el provocado por los vencedores de la guerra tras los enfrentamientos. En lo referente al País Valenciano no tenemos más que referencias periodísticas o notas tangenciales procedentes de los intereses franquistas que no son dignos de crédito. Y, aunque para el caso de la represión franquista la cuestión que se trata aparece más nítida aún queda mucho trabajo por hacer.

La obra se centra en la realidad carcelaria de las mujeres a lo largo de la guerra y la posguerra, teniendo como referencia las prisiones femeninas de la provincia de Valencia y se va a servir de fuentes del fondo del Archivo de la Prisión de Picassent, en los 1.275 expedientes que se refieren a la guerra, como los 4.011 que hacen lo propio con el franquismo. Esta recogida de datos empieza, localizando el fondo mencionado anteriormente, poniéndose en contacto con el Ministerio del Interior y obteniendo el correspondiente permiso para la consulta de dicho fondo. Lo primero que comprobaron es el estado de abandono del archivo que, pese a los esfuerzos de algunos funcionarios, se encontraba en muy mal estado. El trabajo consistió en vaciar los expedientes de manera racional, confeccionando una ficha modelo, lo más flexible posible, adelantándose a cualquier contratiempo que pudiera surgir. Reprodujeron una copia del expediente, cogiendo todos los datos importantes, para presentar un resumen del caso de cada persona en cuestión.

Examinaron expediente por expediente todos los que se conservaban sobre las reclusas, donde aparecen la fecha de entrada y salida, la afiliación de cada una, el periplo carcelario, y la destinación posterior a la pena, si es que la había, la libertad, la marcha a otra prisión o en casos excepcionales, la ejecución. Otra cuestión importante para la investigación de los expedientes radica en que muchos de estos contaban con una copia de la sentencia judicial, donde explicaban los motivos del encarcelamiento.

Hay otros apartados en el expediente, como la catalogación política de la mujer en cuestión, además de otras observaciones. Pero cabe advertir que la multirepresión vivida en la retaguardia republicana no solo se dirigió hacia los fascistas o reaccionarios, dándose el fenómeno denominado represión mutua.

El comportamiento del bando no revelado llegaba a todos por medio de mecanismos represivos dirigidos a los adversarios políticos (como es el caso de la persecución sistemática del POUM) con el propósito de superar la revolución y construir un estado. A pesar de que un comportamiento similar se produjo en la zona rebelde, en ningún caso tiene la magnitud con la que se desarrolla en la zona republicana y tampoco se puso en peligro la conjunción reaccionaria.

Por otro lado, los insurgentes despliegan una represión indiscriminada, que respondía a un plan pre programado, la represión en la zona republicana fue circunstancial, responde a momentos determinados, pero sin planificación, adecuándose a cada momento. Por eso su intensidad temporal y su impacto sobre la opinión pública variaron progresivamente, al contrario que la represión franquista.

Tras la consulta de todos los nombres de mujeres represaliadas nos ha llamado la atención que Teresa García Banús, conocida como Teresa Andrade, perteneciente al POUM, estuviera interna durante 24 días en la prisión a causa de las purgas estalinistas. Y que también Rosa Bohigues permaneciera unas horas retenida. Rosa Bohigues fue la hermana de la primera diputada en las cortes por la CEDA. Disponemos de su expediente de depuración donde ella comenta que estuvo presa, pero no que tan solo fuera un día. Ángeles Sempere también estuvo en la prisión provincial, pero ella por su actividad política, donde permaneció hasta 1943.

Teresa García Banús 39 años de Valencia, entrada 23-VI-1937, salida 17-VII-1937.

Rosa Bohigues Gavilanes, 43 años, de Barcelona, 13-IV-1938, salida 14-IV-1938.

Ángela Sempere Sanjuan, 50 años, Banyeres, militancia FETE-PCE, secretaria de finanzas del PCE en Banyeres, condena 20 años y un día, salida 19-I-1943.  






Comments