Noticias‎ > ‎

Un patrimonio que se está recuperando para la ciudad

publicado a la‎(s)‎ 22 jun. 2016 2:01 por Cristina Escrivá Moscardó


Un patrimonio que se está recuperando para la ciudad


Por Cristina Escrivà Moscardó

 

Gracias a Mónica Uriel, que está realizando un documental sobre los bombardeos que la aviación italiana descargó sobre la población civil entre 1937 y 1939, la mañana del lunes día 20 de junio de este año 2016, hemos tenido la oportunidad de visitar, de la mano de la arqueóloga Pepa Pascual, el refugio antiaéreo que se conserva en los bajos del Ayuntamiento de Valencia.

También ha participado en el rodaje el arquitecto Francisco Taberner y Amparo Montagut, recordando escenas de vida cotidiana en la calle Borrull en la Valencia de 1938.   Gabriel Benavides ha improvisado al contrabajo, mientras que Víctor Benavides recitaba el poema de Amparo Poch y Gascón, “La casa rota”:

 



Motor de avión resuena

por la extensión sosegada;

roncas abejas de muerte

que zumban sobre la casa,

y la bomba cae rodando,

despidiendo luz de plata.


 

En 1937 se impulsa la construcción de refugios en las ciudades más directamente amenazadas por la guerra.  El cielo valenciano cada vez estaba más cruzado por aviones de muerte. Las mujeres con sus hijos en brazos acudían al primer sonido de la sirena que anunciaba los bombardeos.  

La infancia fue la primera en recibir socorro en esa época de calamidad. Sobre todo se crean refugios en las escuelas de manera urgente, para preservar la seguridad de los niños y niñas, sin dejar de hacer su vida en los centros de enseñanza.

El refugio del que fuera Grupo Escolar del Ayuntamiento es prueba de ello. Pepa Pascual nos mostró la pintura roja original en las paredes de los accesos. Las diferentes catas realizadas, indicándonos el sistema de ventilación, las cinco bóvedas enlucidas que forman el refugio, que tenía una capacidad para 700 escolares. La fecha de construcción, según la Gaceta de la República, data de 1938. 

Las fotografías son de Miquel Gómez Sahuquillo y de Víctor Benavides.



   

   




Comments