Asociación‎ > ‎

BIO

BOLETÍN INSTITUTO OBRERO (BIO)


En el año 2003, la información sobre el IO se realiza a través de la página Web: www.institutobrero.com, así como en su Blog y, desde el año 2013, a también por Facebook. Ahora, las nuevas tecnologías han facilitado la correspondencia, a través de la dirección electrónica:  info@instituobrero.com

Los boletines en papel editados en diferentes épocas, fueron el mecanismo comunicativo con los socios y socias. En la actualidad se está ultimando un nuevo número en papel.

Coberta i contracoberta del BIO
 EL BOLETÍN DE LOS ANTIGUOS ALUMNOS (BIO)

Un total de 18 ejemplares del Boletín IO son en la actualidad la mejor memoria de las actividades del período comprendido entre 1987 y 2005.

La primera época corresponde al año 1988 hasta 1992, con 9 publicaciones. La segunda de 1992 a 1993, tiene 8 números. La tercera época es del año 2005, con 1 ejemplar.

El Comité de redacción estaba constituido por: Juan Cots Navarro, Ricardo García, Vicente Más Quiles, Juan Gil y Manuel Zamorano. Tenía como secciones fijas: Editorial, Nuestras noticias, Economía y finanzas, Nuestros profesores, además de poemas de los propios colaborados, rememorando los años estudiantiles, y de autores de la Generación del 98 y del 27.

También incluye la sección Páginas ingratas, dedicada a reseñar los nombres de los compañeros y compañeras fallecidos. Las ilustraciones y fotografías eran de Manuel Zamorano.

El órgano de expresión nació con la denominación Boletín Asociación de Antiguos alumnos Valencia. En la segunda época cambia el diseño de la cubierta y su nombre a BIO. Boletín del Instituto Obrero de Valencia que, más tarde, pasa a denominarse BIO, Boletín Instituto Obrero.

En 1988 se inició la publicación de boletines, BIO (Boletín Instituto Obrero) coordinado por la Junta Directiva, de esta primera etapa surgieron 9 boletines. Muy pronto Juan Gil Edo se hizo cargo de la total coordinación del BIO, dando continuidad a una segunda época con un total de 8 números.

 

Trascribimos algunos fragmentos de los textos publicados en las diferentes épocas:


 

BOLETIN. ASOCIACIÓN ANTIGUOS ALUMNOS DE VALENCIA. INSTITUTO OBRERO

Comisión de trabajo:

Dirección: Ricardo García Cidoncha

Realización: Juan Gil Edo

Grafismo: Manuel Zamorano Molina

Administración: Juan Vte. Mas Quiles

Preside: Juan Cots Navarro

 





Nº 2, septiembre, 1988, p.1

LA PROMESA

 

Os he visto a todos evocadores de un mundo que estaba lleno de ilusiones; nuestra retina continúa viendo al amigo que te ayudaba, al que estaba junto a ti en el pupitre, en el comedor, en tu tabla de gimnasia, al relámpago que te hacía enfadar, a la compañera que compartía tu dormitorio, a la que escuchabas sus confidencias...

Ofelia Moscardó

 

Nº 3, diciembre, 1988, p.4

MENSAJE RECIBIDO

 

Aprovecho esta circunstancia para manifestar mi admiración por vuestra fidelidad a cuanto significó el I.O. durante 53 AÑOS, pero aun más si cabe, vuestra unanimidad en pró del Humanismo, de la Cultura y de la Libertad. Vuestra acción es la que deberíamos imitar todos.

Abrazos,                             

R. Pérez Contel. Valencia, Noviembre, 1988

 

 

Nº 3, diciembre,  p.6

NUESTROS PROFESORES COLABORAN CON EL I.O.

 


Accedo gustoso aún cuando hago constar que no he escrito desde que terminó nuestra contienda, ya que entonces tomé la decisión –si salía con vida- de no hacer ni publicar ningún escrito y opté por pintar y dibujar solamente, ya que con mis limitadas energías de siempre necesitaba todo mi tiempo en ganarme el pan y el resto, que en los primeros momentos era escaso. Y en poder reanudar seriamente la tarea de pintar y dibujar que había abandonado durante algunos años. Así pues, con estos antecedentes no sé lo que saldrá. Recuerdo el Instituto para Obrero de Valencia como algo que permanece en mi memoria, como un momento feliz de mi vida; Por mi mente desfilan aquel grupo de profesores insignes que impartían sus clases en dicho centro; Enrique Rioja, que pintaba a gran tamaño magnificas acuarelas de temas de ciencias naturales como entonces se decía; Nuñez Arenas que aparte de ser un gran profesor de francés era un buen historiador, y que me prestó un estupendo libro de canciones populares españolas del siglo XIX principalmente que me sirvió de mucho. Recuerdo también al joven y simpático catedrático de física, si no recuerdo mal, Portillo (SIC) y al eminente lingüista D. Manuel Gill Gaya, tan parco en palabras en los claustros del Instituto, pero tan acertadas sus intervenciones; a García Lomas, tan abierto a todas las opiniones, y tantos otros que se me han ido desdibujando en la memoria.

Puede observar que en la mayoría de los alumnos predominaba el deseo apasionado de aprender y mejorar su cultura.

Podrían decirse muchas más cosas, pero los ochenta años pesan, y, además, me las reservo para cuando cumpla los noventa.

Francisco Carreño Prieto

Catedrático de Dibujo del I.O.

 

 

 

Nº 4, marzo, 1989, p. 5

INAUGURACIÓN. CRÓNICA, ENERO, 1937

 

El día 31 de Enero fue inaugurado ya el primer Instituto Obrero instalado en Valencia en un adecuado y magnifico edificio de la Gran Vía de Ramón y Cajal. Al acto, al que asistieron el ministro de Instrucción Pública y otros ministros y elevadas autoridades del Gobierno legítimo de España, se dio la solemnidad merecida. Por cierto que días antes al de la fecha inaugural, varios grupos de jóvenes obreros, de entre los 143 que han sido aprobados para el ingreso, quisieron ser ellos mismos quien contribuyeran a los trabajos de instalación de las aulas en las que van a cursar los estudios de Segunda enseñanza y en los que se les ofrece el halagüeño horizonte de un porvenir cultural que hasta ahora les estaba vedado.

 

Nº 5, enero, 1990, p. 7

INFLUENCIAS DEL I.O.

 

Recuerdo con verdadero agradecimiento el sentido de curiosidad que recibí en sus aulas. Lo conservo tan actualizado, que poco en mi vida ocurre que no se inspire en el constante deseo de aprender o de comprender la realidad de las cosas.

Algo me influyó y fue determinante en mi vida; saber como aprovechar el tiempo, ser consciente de que el día tiene partes de lectura, de meditación de minutos que podemos emplear en determinadas cosas. Cuando al tomar posesión de mi habitación me demostraron que tiempo debía costar el aseo personal y el arreglo de un dormitorio, recibí la primera lección práctica de aprovechamiento.

Ofelia Moscardó


 


BIO

SEGUNDA ÉPOCA. Depósito legal nº V-660-1994

Realización: Juan Gil Edo

Grafismo: Manuel Zamorano Molina

 

Nº 2, diciembre 1993 - enero 1994, p. 7

LOS PROFESORES

 

… todos ellos sembraron en nosotros la ilusión de trabajar por conseguir una sociedad más culta, más justa, más digna.

Giledo

 

 

Nº 3, junio 1994, p. 6

CRÓNICA DE FAMILIA

 

…En caso de obtener plaza, seguiría cobrando lo mismo que ganaba en el Hotel y, además, recibiría gratuitamente comida, material de estudios y alojamiento. No me lo podía creer. Se trataba del sueño de toda mi vida; estudiar y cobrar por ello. ¡Me parecía imposible! Pero lo intenté, ilusionado. Llené la solicitud a la que había que acompañar un certificado de trabajo y el aval antifascista que me lo proporcionaron en el Comité de Hostelería de la CNT. Fue aceptada mi solicitud y me citaron para las pruebas de selección en la Escuela Industrial de Valencia, para el 14 de Enero de 1937, el mismo día en que yo cumplía quince años. Presidía el tribunal D.Manuel Nuñez de Arenas. Me encontraba afectadísimo y asombrado. En primer lugar, me impresionó la enorme puerta de acceso desde la calle, la composición del tribunal examinador y lo que me jugaba en este mi primer examen compitiendo con chicos que me eran completamente desconocidos. Pero D. Manuel, en breves palabras dirigidas a todos los aspirantes, supo serenar mi ánimo y hacerme recuperar la tranquilidad necesaria para salir airoso de los ejercicios. Llegué al Instituto Obrero al mediodía, cuando ya habían tenido lugar los actos protocolarios  de su inauguración. Me asignaron una habitación individual de las que anteriormente habían sido celdas del internado de los jesuitas, lo que me alegró muchísimo por la independencia de que iba a disfrutar. El zócalo de azulejos tenía dibujada una cruz en cada ladrillito y el techo era de tela metálica de gallinero,  separado de la cubierta de caballetes de la nave de dormitorios. Tenia un armario taquilla bastante holgado para guardar la ropa, los lavabos y duchas estaban aparte, dentro del pabellón. Estos alojamientos eran provisionales, puesto que se estaban realizando obras en la segunda planta; nosotros, de momento, ocupábamos la tercera.

Aquella vida constituía un ámbito nuevo, totalmente diferente a aquel hasta que entonces me había movido. Me sentí persona en plena realización.

Agustín Colomer Belda

 

 

Nº 4, enero – febrero 1995, p. 4

CRÓNICA DE FAMILIA (segunda y ultima parte)

 

A fuerza de ser sincero, que es lo que me propongo al escribir estos recuerdos he de manifestar públicamente que los tristes años de la guerra civil fueron para mi años felices, porque experimenté por vez primera mi capacidad para hacer frente a la vida, según las directrices que yo mismo me marcaba; por mis esfuerzos en los estudios; por mi propia fe en salir airoso de las duras pruebas a que me sometían las circunstancias; por mi descubrimiento en los valores humanos en los compañeros de mi entorno, en los profesores y en los alumnos; y, sobre todo, por mi capacidad de análisis y reflexión en la más absoluta libertad.

Mi objetivo prioritario era el de formarme mediante el estudio para, así, libremente feliz. El Instituto para Obreros se había convertido en una utopía, en un dulce sueño de juventud.

Agustín Colomer Belda

 

 

Nº 4,  enero – febrero 1996, p. 19

CARTA ELEGIACA

 

Tengo también la certeza de que los valores básicos de mi padre aquella confianza en la formación constante en el conocimiento, el espíritu siempre inquieto y una inmensa fe en la capacidad de la persona para dirigir su propia destino a través del trabajo bien hecho, en resumen, unos ideales altos y nobles, tengo la certeza decía, que le fueron inculcados en gran medida en el Instituto Obrero.

F. Moscardó

 

Nº 6, febrero – marzo 1997, p. 7-8

LA EVOLUCIÓN POLÍTICA EN EL I.O.

 

El ambiente en el I.O. fue eminentemente de estudio y formación intelectual. Todos los catedráticos actuaban con una ética ejemplar, limitándose a su labor docente  sin ejercer presión política sobre nosotros, de ahí que el aspecto socio-político tuviese escasa incidencia desde la cátedra. Decir que el I.O. era apolítico no sería justo. Declarar que estaba politizado tampoco correspondería a la verdad. El I.O. venia, a mi juicio, más avalado por los sindicatos UGT y CNT que por cualquiera de los partidos. Era un Instituto Obrero y el obrerismo estaba enmarcado en estos dos sindicatos. El Ministerio de Instrucción Pública era de dominio pleno del Partido Comunista, con su ministro D. Manuel Hernández, al frente y esto tenía que incidir en su forma y estilo. Todo el primer semestre se caracterizó por una gran tolerancia y respeto. Había alumnos republicanos, socialistas, comunistas y una pequeña fracción de anarquistas procedentes de la CNT, entre los que me encontraba yo. Recuerdo que en este pequeño grupo destacaba un compañero procedente de Sagunto, apellidado Giménez, con carisma de líder. Por tener una facilidad innata para el verso, le llamábamos el “poeta” y como ideólogo puro, no tenía la más mínima pretensión de dominio; se mostraba crítico con el marxismo, pero sin atacarle. Escribió una loa muy idealizada, dedicada a Durruti con motivo de su muerte, libre de las acusaciones con que más tarde se politizó sobre su atentado o asesinato. Ángel Pozo, de Alicante organizó una célula comunista, integrada por alumnos y profesores y desarrolló unas actividades inusitadas encaminadas a la captación de militantes. No se presionaba a nadie, pero se insinuaba que esta era una opción válida al final de nuestra guerra.  

Fui algunas veces invitado de excepción en algunas reuniones de la célula comunista del I.O. que siempre se desarrollaban fuera del edificio, en las instalaciones del P.C. –radio Cuarte-.

Agustín Colomer Belda

 

 

Nº  7, mayo – junio 1998, p. 10

 

Un recuerdo imborrable que tengo de mi paso por el IO es la adaptación que los muchachos de la segunda promoción hicimos de aquellos famosos versos que empiezan diciendo: Cuenta de un sabio que un día… nosotros los trasformamos así:

 

Cuentan de Nuñez, que un día

tan entristecido estaba

que solo se contentaba

con las “chufas” que ponía.

¿Habrá –entre si decía-

quien suspenda más que yo?

Y cuando al rostro volvió,

halló la respuesta, viendo

a Gallego suspendido

los pocos que él aprobó.

 

                                                                 Manuel Femenia Lis

 

Nº  7, mayo – junio 1998, p. 13

A LA MEMORIA DE CARMEN CARLES

 

Carmen Carles era la ternura solícita y desinteresada para todos los compañeros. Rubia, siempre alegre, hacendosa, compañera excelente, cariñosa y en todo momento dispuesta a resolver los pequeños percances  de unos botones desprendidos o de un desgarrón en alguna prenda de vestir…

Agustín Colomer Belda

 

 

 

Nº  7, mayo – junio 1998, p. 20

EL INSTITUTO OBRERO SURCA LOS AIRES

 

... para reconstruir a España

y hacerla potente nación.

 

La trayectoria del Instituto Obrero fue idéntica al vía crucis de la España leal; muchos estudiantes abandonaron los libros para incorporarse voluntariamente al Ejercito Popular. Algunos cayeron heroicamente en el frente. Al ser derrotada la República, el Instituto Obrero fue prohibido y sus profesores y alumnos sufrieron encarcelamientos, ostracismos y vejaciones, los que no optaron por el exilio que les desparramó por el ancho mundo. Estos hombres y mujeres cargados de experiencias y testigos excepcionales de una época histórica son vivos portadores de la memoria del pueblo y, con sus escasos recursos, sacrificándose, realizan y secundan  excelentes iniciativas, como el homenaje a Antonio Machado, la beca que concede la Asociación a futuros músicos y la presencia y colaboración en tantos y tantos actos culturales y sociales.

Ángel Pozo

 

 

Nº  7, mayo – junio 1998, p. 27

PILAR MEDRANO LLURVA

 

De Pilar puede decirse que durante toda su vida fue una obstinada luchadora a favor de los pueblos oprimidos. Cuando estudiaba en el instituto ya destacaba por su actividad política, siguiendo el mismo camino de su hermano, Trifón, que fue secretário general de las Juventudes Comunistas, después Secretario de Organización de las J.S.U. y que murió en Bilbao victima de un bombardeo enemigo.

Juan Gil Edo

 

 

 

Nº  7, mayo – junio 1998, p. 27

CARMEN CARLES RICO

 

Mucho me ha afectado el fallecimiento de nuestra compañera Carmen Carles Rico a la que profesaba una gran simpatía desde los lejanos tiempos de nuestra estancia en el Instituto. Siempre recuerdo cuando íbamos a repasar las lecciones por la pasarela de Campanar. Era muy buena compañera y estudiante.

 Emilio Monzó Torrijos

 

 

Nº  8 abril – mayo, 2001, p. 3

NOSTALGIAS, RECUERDOS DE UNA DICHA PERDIDA

 

Leí emocionado [en la Gaceta de la República de 1937] los nombres de los primeros compañeros, y a mi manera, recordé cada uno de ellos, deteniéndome en quienes más me impactaron. Las chicas, todas; pues era una novedad compartir estudios con ellas: Amparo Alberola, Luisa Altier, Carmen Carles, Benigna Gálvez, Rosa García Quirós, Pilar Medrano, Pura Mira, Ofelia Moscardó, Francisca Oliveros, Luisa Pérez Reyes, Amparo Ramírez, Remedios Soria…

La ley de vida se impone, y van desapareciendo compañeros queridos; pero la obra siguió su curso en todos los que tuvimos la dicha de haber recibido es áurea nueva que trajo la experiencia innovadora del Instituto Obrero

Agustín Colomer Belda

 

Nº  8 abril – mayo, 2001, p. 9

MANUEL COLÁS GORBE

 

Nuestro padre, nos dejó una herencia muy pesada, coherencia, respeto a la libertad, amor por los demás, honestidad, sentido del compañerismo. Posiblemente esto sea lo que se pone en todas las cartas de este tipo, pero yo hoy, a más de un mes de su ausencia física, les puedo asegurar que no son palabras, son la impronta verdadera que nos dejó sin decírnoslo jamás.

Fue coherente hasta en su muerte, nunca molestó a nadie y supo responder con cariño y cordialidad hasta sus últimos momentos. Para mí fue más que un papá, fue mi ejemplo de vida.

María Luisa Colás García


 



BIO

TERCERA ÉPOCA. Depósito legal nº V-660-1994

Realización: Juan Gil Edo

Grafismo: Manuel Zamorano Molina

 

La tierra libre, es patria de hombres libres. (Aforismo latino)

 

 

Nº  1 abril- mayo, 2005, p.11

 

La Asociación Instituto Obrero, tiene el honor de haber sido nombrada por la ASE, (Asociación de Sociología de la Educación) Socio Honorífico en la X Conferencia de Sociología de la Educación, de septiembre de 2003. De la Propuesta Razonada, destacamos el punto noveno:

 

9-. El reconocimiento y la recreación del Instituto Obrero en nuestros días, lejos de ser un empeño romántico, es un acto de mera justicia social. La experiencia del Instituto Obrero, como tantas otras, se vio truncada por la guerra civil, pero sus ideales de emancipación, de educación democrática, de transformación de nuestro mundo siguen siendo tan deseables como necesarios.

 

Nº  1 abril- mayo, 2005, p.32

 

Si tens un llibre, tens un amic per a sempre,

hi és etern com riu que mai s’acaba,

la saviesa que’t trasmetrà mai serà traïda,

i serà company fidel en la solitud.



Comments